El propósito de la construcción es mantener las cosas juntas.
El de la arquitectura, deleitarnos”.  Le Corbusier